Muy buenas a todos. Lo primero en estos casos es presentarse. Me llamo David Rubio, y soy un enamorado de los perros. Desde niño he convivido con los perros que había en mi casa y en el pueblo, y creo que este hecho me llevó a interesarme por todo aquello que tenía que ver con su adiestramiento y convivencia con el hombre. Los primeros libros que recuerdo trataban sobre razas caninas y sus comportamientos típicos. Más adelante me interesé en serio por la psicología y etiología caninas y en cuanto pude empecé a asistir a todo tipo de charlas y cursos sobre el tema, y a ensayar lo que iba aprendiendo con los perros que tenía a mi alrededor, tanto míos como de mis familiares y amigos. Posteriormente, mi afición por el campo y la caza me hizo interesarme especialmente por los perros de trabajo, pastores y de caza, y en especial por los perros de muestra, a los que dedico actualmente la mayor parte de mi actividad como adiestrador.

 

Desde el primer perro que tuvo que sufrirme, un pointer llamado Zar, han pasado más de 30 años, dedicándome a ello de forma amateur con perros de conocidos de diversas razas: pointers, setters, bretones, bracos, pastores alemanes, mastines, labradores, etc, hasta que la propia demanda, falta de tiempo para atenderla por mi vida laboral y la posibilidad de dedicarme a lo que realmente me llena me ha llevado a plantearme el ejercer esta actividad de forma profesional.